Las PYMEs, a pesar de ser actores fundamentales en nuestro tejido productivo, se enfrentan a numerosos retos a la hora de digitalizarse para ser más competitivas. En este artículo, os contamos cuáles son dos de los principales escollos y cómo el programa Acelera PYME los salva.

 

¿Cuáles son los retos de las PYMEs en la digitalización?

Tanto la Unión Europea como España llevan tiempo estudiando el marco que lleva a las PYMEs a no digitalizarse a pesar de las evidentes ventajas en competitividad y productividad que esto supone. Basándonos en los estudios de la Comisión Europea sobre la digitalización de la economía de la UE, así como en su Digital Transformation Scoreboard, se extraen los dos principales problemas: la financiación y el conocimiento en torno a la transformación digital. No obstante, el programa Acelera PYME plantea una oportunidad muy interesante para salvar ambos escollos.

La financiación para digitalizar

Los problemas experimentados por las PYMES para acceder a la financiación de los canales tradicionales, son viejos conocidos, especialmente para los programas de transformación digital y digitalización.

Esto se deriva de una combinación de factores: la baja rentabilidad de algunas PYMES, su alto endeudamiento y la falta de experiencia en el sector bancario, entre otros. Los bancos, a menudo, carecen de los conocimientos técnicos necesarios para evaluar proyectos con un fuerte componente digital;  se centran en los más tangibles (por ejemplo, la construcción de un nuevo edificio o la compra de hardware). Estos son datos extraídos de un estudio de Digital Transformation Scoreboard (DTS) llevado a cabo por la Comisión Europea.

Y si este escenario no era favorecedor antes de 2020, la situación que estamos viviendo la empeora drásticamente.

En este punto aparece Acelera PYME con medidas por valor de 250 M€ en el ámbito tecnológico mediante fondos europeos y la financiación ICO-Red.es. Esto abre nuevas líneas de financiación a las PYMEs de modo que puedan llevar a cabo sus proyectos de transformación digital sin tener que contar con el canal tradicional de los bancos.

 

El conocimiento digital

La otra gran barrera para la implementación de mejoras en los procesos relacionados con la tecnología de la información es una la falta de conocimiento de las soluciones disponibles y de sus posibles beneficios.

El ritmo de cambio de las tecnologías digitales es vertiginoso y muchas empresas tienen dificultades para decidir cuándo invertir, hasta qué nivel y en qué campo innovador.

A menudo, las PYMEs están trabajando con una lógica presupuestaria en lugar de una lógica de inversión. La digitalización es considerada como un costo y no se ve como una oportunidad. No hay suficientes empresas que sepan cómo traducir el de las tecnologías en el impacto económico, y cómo construir un nuevo negocio incremental.

Aquí es donde entra Acelera PYME poniendo al servicio de las pequeñas y medianas empresas a compañías como keykumo que pueden analizar la situación de las mismas, orientar sobre qué soluciones son más beneficiosas para cada caso e implementar las mismas de manera guiada; de este modo, es posible llevar a cabo esta digitalización de una forma segura y transparente para la PYME.

 

No nos olvidamos de Next Generation EU

Como hablábamos al principio del artículo, la Unión Europea lleva años estudiando esta problemática. Por eso, y dada la situación actual, en julio se anunció un programa extraordinario de ayudas bajo el nombre Next Generation EU, con las PYMEs como las principales beneficiarias.  Este programa dotará de 500 millones de euros al tejido productivo europeo y uno de los puntos en los que centra las actuaciones es, también, la digitalización de las PYMEs para mejorar su competitividad y productividad.

Iniciativa digitalización PYMEs