Un seguro de ciberriesgo no es una carta blanca para que resuelve instantáneamente todos los problemas de ciberseguridad; tampoco evitará una violación de seguridad o un ataque cibernético; no es una varita mágica contra los delincuentes que campan a sus anchas por internet pero es un buen complemento en el entorno de la ciberseguridad de la empresa.

Los números no están a tu favor

¿Crees que tu empresa nunca sufrirá un ciberataque? Sólo en España se registran 100 ciberataques al día; lo cual puede parecer mucho, pero es todavía más preocupante si tenemos en cuenta que se estima que el número real (entre ataques reportados y no reportados) puede ser hasta tres o cuatro veces superior.

Un ciberataque sale caro

El coste medio para una PYME española que sufre un ataque cibernético es de 35.000 € y el 60% de ellas cierra tan solo 6 meses después de ser víctimas de un ciberataque (fuente: ‘Panorama actual de la Ciberseguridad en España’ de Google).

Los costes medios crecen enormemente si hablamos de grandes empresas o multinacionales.

El negocio de la ciberdelincuencia

La ciberdelincuencia está dirigida por grupos muy organizados que funcionan como empresas: es decir, su trabajo es identificar a los vulnerables y aprovechar la falta de medidas de ciberseguridad. Este pensamiento empresarial juega en contra del resto: hemos de cambiar el pensamiento de e “a mí no me va a pasar” a “¿estoy preparado para cuando ocurra?”

La vulnerabilidad de las PYMEs

Contra la creencia popular, las pequeñas empresas suelen ser más atacadas que las grandes porque carecen de la implementación de recursos para protegerse ni de la formación necesaria.

Un ejemplo es la la autenticación multifactorial (MFA) o verificación en dos pasos: una capa adicional de seguridad que se puede añadir además del típico nombre de usuario y contraseña que utiliza un método de verificación adicional antes de iniciar sesión en cuentas importantes. La mayoría de soluciones, como Microsoft 365, lo tienen; no obstante, el 94% de las víctimas no lo tenían implementado.

Una buena cobertura

Ante esta situación, lo primero y obvio es protegerse – no sólo por el peligro, si no porque los seguros exigen tener una seguridad mínima para que la cobertura sea efectiva. Una vez tengas implementada una buena ciberdefensa en tu empresa, una póliza ciberriesgo es el complemento ideal. El error humano no puede eliminarse – solo minimizarse – por lo que una sólida póliza de seguro de ciberseguridad te ayudará a hacer frente a las emergencias imprevistas que pueden originarse derivadas de ellos.

 

Te ayudamos con tu seguridad

En keykumo no vendemos ciberseguros pero nos aseguramos que, por ejemplo, si contratas uno cumplas todos los requisitos para que te cubra la póliza. Somos especialistas en ciberseguridad, ¿te ayudamos?

    Nombre completo *

    Empresa *

    Teléfono

    Correo electrónico *

    ¿En qué podemos ayudarte?

    Asesoramiento cibersegurosFormación seguridadPrevención phishingOtros

    Información adicional