El potencial de Internet en manos de un niño emociona y asusta a partes iguales, convirtiéndose en un verdadero de cabeza para padres y educadores. Ante los peligros de Internet, la única herramienta que no puede ser hackeada es la educación: enseñar a los más jóvenes, poco a poco y con recursos adecuados a su edad, las luces y las sombras de esta herramienta que ha cambiado el mundo. Si no tirarías a tu vástago al mar sin antes enseñarles a nadar, te recomendamos estos manguitos digitales para que empiecen su andadura en el océano informativo.

Buscadores para niños

Probablemente tus hijos nunca tengan que enfrentarse a una enciclopedia. Sin embargo, sí tendrán que hacer frente a millones de páginas de información cuando comiencen con sus trabajos escolares: cómo saber qué información es válida, cómo decidir qué información es buena para ellos y cuál puede hacerles daño… Para iniciarles en cómo realizar las consultas de un modo seguro, te recomendamos dos buscadores especialmente diseñados para los pequeños de la casa.

Kiddle

Lo primero que tenemos que decir sobre esta herramienta es que no es de Google. A pesar de especificarlo en la propia página (“Kiddle is powered by Google Safe Search but is not affiliated with Google Inc.“), muchos artículos lo mencionan como un producto de la compañía. No obstante, sí utiliza la tecnología de Google Safe Search (una opción del buscador Google) para que las búsquedas de los niños sean lo más seguras posibles. Una herramienta muy interesante para enseñar a los niños los primeros pasos en su búsqueda por internet, ya que soporta todos los operadores del buscador de Google (como el uso de comillas u otros más complejos como inurl).

 

Bunis

Los resultados de búsqueda que devuelve son seguros y bloquea aquellas palabras que considera inapropiadas – por ejemplo, el aplicado alumno de la imagen anterior no podría realizar su consulta. Al igual que Kiddle se basa en el la tecnología de Google, por lo que también permite que enseñemos a nuestros hijos a buscar utilizando operadores. Pero lo que diferencia a Bunis son sus capas de seguridad, pues cuenta con la posibilidad de un panel de control parental en el que podrás: consulta las búsquedas que realizan tus hijos, descubre los términos inapropiados consultan, averiguar sus gustos e intereses y habilita los dispositivos de tu casa para que guarden sus búsquedas.

Redes Sociales para niños

Aunque la edad mínima en la mayoría de estas redes es de 13 años, a pesar de que muchos niños no tienen teléfono móvil propio, el estudio Kids of the world (2018) afirma que el 72% de los pequeños españoles entre 6 y 11 años tiene perfil en alguna red social – muy por encima de la media internacional. Una realidad que los padres han de tener en cuenta – y la mayoría obvian. Pero… ¿los progenitores sabemos realmente qué ocurre en ellas? Descubre lo que los padres no saben sobre las redes sociales (contado por sus hijos).

Ante este panorama, existen redes sociales especialmente diseñadas para los más pequeños. Es importante puntualizar que, aunque estén destinados a público infantil y pueden ser una buena herramienta para empezar a explicarles su funcionamiento, es imprescindible la educación y supervisión por parte de los adultos.

Comunidad Clan

De la mano de Televisión Española, llegó en 2009 la red social para niños asociada al canal Clan Rtve. Los padres son los encargados de crear un perfil principal (que hace las veces de administrador), desde el cual puede crear perfiles personalizados para cada uno de tus hijos. Los perfiles infantiles cuentan con un avatar, filtros de edad e incluso personalización de idioma. Puedes controlar a qué contenidos acceden, crear listas personalizadas, etc… También podrás acceder a la lista de amigos de cada niño y conocer algunos datos sobre el perfil de cada uno de ellos. Los niños por su parte pueden ver vídeos, practicar inglés, divertirse con multitud de juegos, revisar los mensajes recibidos o acceder a la sección de vídeos o juegos favoritos. Hay que decir que cada nuevo amigo del pequeño, necesitará contar con la aprobación paternal.

 

Lego Life

La red social de Lego para niños ya está disponible en España. Al igual que en Comunidad Clan, es necesario que un adulto cree la cuenta principal para que los niños puedan participar de ella. Cuenta con varias medidas, como que al registrarse el nombre generado es aleatorio, así como la fotografía de perfil que nunca será de una persona, sino una de las figuras Lego que podrán personalizar y customizar en función de sus preferencias. No obstante, la medida estrella es el chat. El objetivo es que los pequeños compartan sus creaciones de forma segura y divertida, explican desde la compañía. La clave es que los niños publiquen historias y comenten en publicaciones de otros usuarios, pero existen restricciones: sólo con emoticonos.

¿Quieres más información de cómo educar a tus hijos en el uso de internet? Puedes consultar los recursos que ponemos a tu disposición aquí.