La popular aplicación de citas Tinder está siendo investigada por el manejo sospechoso de los datos de los usuarios y posible incumplimiento de la GDPR.

La Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC) anunció recientemente una investigación sobre el proceso de Tinder en la utilización de los datos personales de los usuarios, la transparencia que lo rodea y si cumple o no las normas de cumplimiento de las obligaciones relativas a las solicitudes de derechos de los interesados, a raíz de quejas de particulares.

Como os hemos contado en numerosas ocasiones, el Reglamento General de Protección de Datos de Europa (GDPR) otorga a los ciudadanos europeos una serie de derechos sobre sus datos personales – por ejemplo, solicitar la eliminación o una copia de sus datos. Asimismo, las entidades que procesan los datos personales de las personas deben tener una base jurídica válida para hacerlo y unos procesos de seguridad estrictos para tratarlos.

Hasta ahora, no está claro qué directrices de la GDPR pueden haber sido comprometidas por la aplicación de citas. Según los informes, las autoridades se han puesto en contacto con Tinder para obtener una respuesta. La empresa matriz de Tinder, Match Group, sí que ha emitido las siguientes declaraciones: “La transparencia y la protección de los datos personales de nuestros usuarios es de suma importancia para nosotros. Estamos cooperando plenamente con la Comisión de Protección de Datos, y seguiremos cumpliendo con el GDPR y todas las leyes aplicables”.