¿Ya estás de vuelta a la oficina? Desde Microsoft nos ofrecen algunos consejos para hacerlo de manera segura y desde keykumo queremos compartirlos con vosotros. Este decálogo es útil tanto con virus como sin él y recuerda: “nunca es demasiado tarde” y “más vale prevenir que curar”.

 

Limpieza en los conductos

Si habéis estado fuera durante bastante tiempo, pídele recursos humanos o a la gerencia del edificio que haga una limpieza profunda de los conductos de aire. No te preocupes, hay empresas especializadas que se encargan de esto.

Limpieza extra-profunda

Sería recomendable que tu oficina fuera sometida a una limpieza especial en todas las superficies: paredes, interruptores de luz y suelo. ¡Y en especial las alfombras y moquetas!

Deja correr el agua

Abre los grifos del baño y la cocina durante varios minutos… ¡y tira de la cadena varias veces! Si la oficina estuvo meses sin utilizar, piensa que el agua puede haberse estancado.

Reorganiza los espacios de trabajo

Si tienes la suerte de tener tu propia oficina, genial. Si compartes la oficina… ¡eso tiene que cambiar! La reorganización ha de incluir más distancia entre los espacios de trabajo. También otras medidas, como plexiglás u otros divisores de seguridad entre empleados.

Reorganiza las áreas de reunión

Si es imprescindible reunirse presencialmente, es fundamental que estos espacios estén adecuados a las normas de distanciamiento social. Por ejemplo, retirar algunas sillas.

Lávate las manos a menudo

¿Tiene un sistema de para comunicaros internamente en la oficina? Diviértete un poco con él y piensa en formas de recordar a la gente durante el día que se laven las manos.

Gel hidroalcohólico

Distribuye dispensadores de gel hidroalcohólico por la oficina: en una mesa frente a su entrada antes de que los clientes y los empleados incluso entren en la entrada o toquen el pomo de la puerta, en la recepción, en la sala de espera, en áreas comunitarias como salas de reuniones y salas de descanso de la oficina, y en tu escritorio.

Usa la mascarilla

Si estás en tu propia oficina, genial. Pero utiliza tu mascarilla cuando camines por los pasillos, vayas a reuniones, etc., ¡ponte mascarilla!

¡Trae tu taza!

Trae un vaso de agua, una taza de café o té y utensilios de uso personal. ¡No los compartas! Guárdalos en tu escritorio y nunca los dejes en espacios comunes o en la cocina.

EPIs

Puedes proporcionar los EPIs a tus empleados en forma de paquete de bienvenida: guantes, máscaras, desinfectante de manos y chocolate. (Lo del chocolate no es cosa nuestra, prometemos que es Microsoft).

Se recomienda que los puntos uno y dos de este decálogo estén dentro de un plan para que se repita cada trimestre o, al menos, dos o tres veces al año. Por otro lado, el mantenimiento de las normas de limpieza… ¡que no decaiga a lo largo del año!