Vuelta al cole. Entre las materias más odiadas suelen encontrarse las matemáticas: no sirven para nada, no las voy a utilizar nunca, si yo quiero estudiar algo “de letras”… Las excusas de los más jóvenes de la casa suelen basarse en la inutilidad de la materia y en que ellos no las utilizan. Los mismos jóvenes que desarrollan estrategias complejas en sus juegos online, que encuentra mágicamente trucos para exprimir al máximo sus redes sociales o que, por ciencia infusa, consiguen modificar sus consola o terminales móviles para que alcancen todo su potencial. Todo sin mates. En las empresas suele darse un fenómeno similar: organizaciones que no quieren nada de la nube pero, en el día a día, hacen uso de ella.

Mitos sobre la cloud y verdades sobre tu cloud