El tiempo para que el cumplimiento de la GDPR pase a ser obligatorio se mide en días. Mientras algunas empresas apuran los últimos preparativos, otras se preguntan por dónde empezar. Si eres de los segundos, tal vez te preguntes… ¿por qué debería cumplir la GDPR?

 

Simplifica procesos y aplicaciones

La unificación de tus repositorios de datos y la comprensión del propósito de su recopilación ayudarán a tu empresa a tener un esquema más sencillo de acceso a los mismos: más claridad para realizar las gestiones de tu organización.

 

Obtén una ventaja competitiva

El cumplimiento de la GDPR también tendrá un impacto positivo en la percepción que tienen tus clientes – y tus potenciales clientes – sobre tu organización: las empresas que se involucran activamente en la toma de medidas de seguridad tienen una mejor imagen que aquellas que no lo hacen.

Un cambio cultural

Roma no se contruyó en un día: no podrás cumplir con GDPR en un día. El cumplimiento es un proceso gradual de mejora que generará una cultura de “seguridad por diseño” dentro de tu empresa.

Elevadas sanciones

Aunque no debería ser este el motivo que cumplamos GDPR, es importante recordar las multas que contempla la GDPR. Las sanciones leves pueden llegar a los 10 millones de euros o el 2% del volumen negocio total global anual (eligiéndose la de mayor cuantía); las graves hasta los 20 millones o el 4%.

¿Necesitas ayuda para cumplir la GDPR?