‘¡Rápido, al Delorean!’ Salvo que seas poseedor de esta joya – o un giratiempo -, una vez que te roban el móvil tus posibilidades de recuperarlo son directamente proporcionales a la previsión que hayas tenido a la hora de protegerlo. ¿Todavía no has pasado este mal trago? ¡Protege el estucado del salón! Siguiendo estos consejos, evitarás darte de cabezazos si en algún momento tu preciado terminal cae en manos de algún desconocido.

Bloquear la pantalla (y el teléfono)

Podría parecer una recomendación digna de nuestro querido Capitán Obvio, pero por pereza, falsa comodidad o simple desconocimiento, todavía quedan hoy personas que no bloquean su móvil. El amigo de lo ajeno sólo está a a unos segundos de acceder a tu cuenta de Facebook o de correo; lo que más preocupante, está a unos minutos de poder acceder a toda tu vida digital, vía verificación de correo: cuenta de Amazon, de PayPal… ¿cómo evitarlo? Cuatro número o un simple patrón, detendrán – o al menos, ralentizarán – a nuestro malhechor mientras es localizado.

Por otro lado, si el ladrón apaga el teléfono para evitar ser localizado, es conveniente que al encenderlo se encuentre con otro código de cuatro dígitos antes de acceder a nuestro terminal. Sí, hablamos del PIN. Si eres de esos usuarios que lo eliminó al adquirir su móvil – ganando dos o tres segundos en cada encendido/apagado -, te recomendamos que lo reactives: considera esos segundos diarios como una inversión a tu hucha de seguridad.

Si recordar ocho dígitos te parece demasiado, te dejamos aquí un vídeo didáctico que te hará cambiar de opinión.

Un número alternativo

Sin el móvil en nuestro poder, nuestras redes ahora mismo están expuestas, incluso si activamos la verificación en dos pasos. Sin embargo, el gigante Google, con el que la mayoría de usuarios generan sus cuentas en redes sociales, ha habilitado un paso más para estas situaciones: el código de verificación mediante número alternativo.  ¿Esto que quiere decir? Que podemos dar un número de confianza a Google, diferente al que tenemos asociado a la cuenta, para que envíe un SMS con código en caso de emergencia con el que podremos revocar todos los accesos actuales y retomar el control de nuestra cuenta.  Si todavía no lo has activado, sigue estos pasos:

1. Ve a la página de inicio de sesión del servicio de Google que quieras utilizar (por ejemplo, Gmail).

2. Introduce tu nombre de usuario y contraseña.

3. Selecciona ¿No tienes tu teléfono?

4. En el cuadro que aparece, elige la opción para enviar el código al teléfono alternativo.

5. Si solo tienes un teléfono alternativo registrado en la cuenta, asegúrate de que termine con las dos últimas cifras de la lista. Si tienes varios teléfonos alternativos, selecciona cuál quieres utilizar. Una vez que hayas seleccionado el número de teléfono correcto, haz clic en Aceptar.

6. Introduce el código que recibas en el teléfono. Si no lo recibes, inicia sesión con tus códigos de seguridad o selecciona ¿No tienes tu teléfono? y utiliza la opción “No puedo acceder a ninguno de mis teléfonos” para intentar acceder a la cuenta.

¿Te sabes tu IMEI?

‘¿Qué IMEI, ni qué IMEI?’ Si eres de los que reaccionan así al escuchar este palabro, te explicamos: este código es algo así como el DNI de nuestro teléfono. Cada vez que nuestro teléfono accede a la red de nuestro operador, tiene que “presentar” el DNI para que “le dejen pasar”. Esta explicación, aunque burda, demuestra la importancia que tiene a la hora de identificar nuestro smartphone si en algún momento cae en manos de un amigo de lo ajeno. ‘¿Y de dónde lo saco?’ Si acabas de comprar tu teléfono, puedes buscarlo en la factura o en la pegatina de la caja original. Si no recuerdas dónde se encuentran ninguno de estos papeles, accede a tu teléfono y marca el *#06#. Apunta este número y guárdalo a buen recaudo.

Aplicaciones anti-robo

Nunca está de más tener nuestro dispositivo con una aplicación anti-robo. Tanto en Itunes como en la Play Store podrás encontrar una amplia variedad que responda a tus necesidades, aunque nosotros te dejamos aquí dos de las más populares: para Android, Cerberus; para iOS, Prey. Con ellas podrás…

  • Rastrear y localizar tu teléfono
  • Hacer una foto al intruso si introduce el código de desbloqueo de modo erróneo
  • Grabar audio desde el micrófono
  • Borrar la memoria interna y la tarjeta SD, para proteger su información personal
  • Mostrar un mensaje personalizado en la pantalla (I’m watching you…)

Aunque estos cuatro consejos están dirigidos al robo de dispositivos, hemos de recordar que podemos quedarnos sin él por otros motivos como el extravío. En este caso, sería recomendable añadir a los cuatro puntos, un quinto: hacer copias regulares de seguridad. Ya sea en físico o en la nube, tener una segunda ubicación de nuestros datos y fotografías evitará que nos quedemos sin recuerdos o archivos importantes. ¿Cómo puedes hacerlo? Consulta nuestros servicios de Dropbox.