¿Tus pequeños están en edad de iniciarse en Internet? Una ventana se abre ante ellos al un mundo que recoge, probablemente, lo mejor y lo peor de cada casa. La herramienta más eficaz para que sepan defenderse en este galimatías de verdades y mentiras, humanos y trolls, es una buena educación acerca de lo que pueden encontrarse en la red – y cómo enfrentarse a ello. Os traemos tres consejos básicos para que tus hijos naveguen seguros por la red.

 

Lo escrito se lee (y lo publicado se ve)

Este refrito del refranero de mi abuela, es fundamental a la hora de educar a los más jóvenes en sus hábitos como internautas. La velocidad de las modas en Internet hace que muchos niños y adolescentes piensen que el contenido de la red es efímero. Esto unido con la falsa sensación de seguridad en determinadas redes sociales – como Snapchat – puede hacer que publiquen material sin ser conscientes de que, una vez subido, dejan de tener el más mínimo control sobre él. Y lo que es más preocupante, que una vez subido, el contenido estará “ahí arriba” para siempre.

  • Un ejemplo. Viaje de Nico, un experimento escolar sobre la viralidad de las fotografías.
  • Una recomendación. Cuidado con las apps como Snapchat. Porque sí, sí capturar las imágenes que envíes por Snapchat sin que te enteres. Y no, no hace falta ser un hacker para hacerlo.

 

En Internet nadie sabe que eres un perro

Es muy difícil saber quién está al otro lado. Se estima que existen más de 80 millones de perfiles falsos en las redes sociales según un informe de la firma Easy Solutions… y la mayoría de ellos no tienen buenas intenciones. Hablamos de casos de acoso escolar, grooming o extorsión. ¿Cómo evitar esta lacra? Por muy avezados que sean tus hijos en el manejo de redes sociales, incluso a los adultos les es difícil distinguir un perfil falso de uno real y están expuestos a ciberacosadores escondidos bajo el anonimato. La solución pasa por no agregar a personas que no conozcan en la vida real y restringir el alcance de sus publicaciones.

  • Un ejemplo. Love Story (pequeña historia de amor)
  • Una recomendación. Aunque los trolls sean difíciles de detectar en la vida real, el anonimato total en Internet no existe. No te comportes en la red como no lo harías en la vida real.

 

No, el mundo tampoco se acabará este año

Internet es una maravillosa fuente de información, pero tu hijo también tiene que saber que rondan millones de bulos, informaciones falsas, vídeos fake y consejos o modas falaces que sólo tienen como objetivo dañar a quienes los sigan. Ayúdale a pensar críticamente sobre lo que encuentre en línea, provéele de herramientas para que sepa identificar las fuentes fiables y anímale a contrastar fuentes antes de compartir contenidos.

Estos tres puntos pueden resumirse en que la norma más importante que se puede enseñar en materia de seguridad es ser precavido, tener sentido común y saber siempre qué estás haciendo.