“¿Dónde el va el amor cuando muere?” A Tinder. Si antes la barra del bar, codo en barra, mano en cubata servía de ruedo para iniciar conquistas amorosas, hoy en día Internet nos ofrece un amplio abanico de posibilidades para encontrar nuestra media naranja sin movernos del sillón. Pero no todo el monte es Tinder. Ni Meetic. Ni siquiera el que fuera el trasnochado rey Badoo. Para solteros realmente exigentes, existe una amplia variedad de redes sociales que ofrecen búsquedas curiosamente específicas de nuestra potencia pareja. Pasen y lean…

 

Ugly Schmucks

Si alguna vez te has preguntado ¿soy feo? puede que esta sea tu red social. Sin paños calientes, Ugly Schmucks se revela contra los filtros de Instagram y el postureo de Facebook para “centrarse en la personalidad sobre la apariencia” (sic). Su página de inicio nos anima a inscribirnos con un curioso faq que incluye preguntas sugerentes como soy feo, ¿qué puedo hacer? 

 


 

Farmersonly.com

¿Creías que España fue pionera con su “Granjero busca esposa”? NOPE. Ya en el 2005 Jerry Miller decidió que vivir en los vastos territorios rurales de Estados Unidos no tenía por qué ser un problema a la hora de buscar pareja gracias a esto del interné. Y, de paso, decidió también que su página tenía que ser conocida tanto por su público objetivo como por los urbanitas “aunque no lo pillen” (sic). ¿Su estrategia? Anuncios a la altura de Chuck Testa y musiquillas pegadizas que le han llevado desde el programa de Ellen Degeneres al de Carrie Underwood pasando a ser parodiado en Family Guy. Para vuestro deleite, aquí su primer comercial – que ya apuntaba maneras – y, si os quedáis con ganas, podéis verlos todos aquí.

 


DeadMeet

Hasta que la muerte nos separe… o nos una. Aunque la mayoría de trabajos de hoy en día pueden maquillarse con un galimatías de palabras en inglés, quienes trabajan en la industria de la muerte (si aquí queda dramático, imagínate en una cita) no lo tiene tan fácil. Lejos de la morbosidad, DeadMeet ofrece un lugar seguro donde aquellos que se dedican en asuntos fúnebres no tienen que andar de puntillas cuando en la primera cita sale aquello de “Bueno, ¿y tú en qué trabajas?

 

Aunque estos tres son algunos ejemplos, lo cierto es que la red ofrece espacios para que los payasos, los amantes de los gatos o de los caballos se entreguen a los brazos de Cupido. ¿Cuál es tu favorita?